VIAJES A MARRUECOS

En Marruecos entramos a un mundo de ciudades imperiales, kasbahs de adobe, desiertos y la elegante costa atlántica.  Un viaje que nos sumerge en el África del norte, con raíces árabes y bereberes, diversa y multiétnica.

POR QUE VIAJAR A MARRUECOS EN FAMILIA

¿Acaso un destino tan próximo es capaz de suponer un cambio cultural tan importante?

Marruecos es tan cercano como diferente. Recorrer sus rutas implica cambiar nuestra forma de pensar. Entramos a un mundo de ciudades imperiales con zocos o mercadillos llenos de matices, la medina y su ajetreo, burros por las calles, talleres de artesanos y, más allá, kasbahs de adobe, desiertos con oasis y palmerales, jaimas que nos esperan para darnos reparo, las montañas del Atlas con sus picos nevados y la costa atlántica, con la elegancia de Casablanca. Un viaje que nos sumerge en el África del norte, con raíces árabes y bereberes, diversa y multiétnica.

Viajar en familia por Marruecos resulta fascinante. Es un destino mágico, donde el tiempo cobra otra dimensión. Nos transporta por los cuentos de las Mil y Una Noches y nos sorprende con dinamismo y  ciudades en constante ebullición.

La lactancia materna en público no es aceptable en todas las ocasiones, por lo que es recomendable llevar una prenda adicional, como un chal, y mantener la curiosidad a raya. Es fácil encontrar leche en polvo para bebés. Podemos acceder a la marca Nidina (Nestlè) o Bledina en tetrabriks para niñas y niños de hasta 1 año.

Wilders

Dicen que quien no ha visitado Marrakech desconoce una de las ciudades más fascinantes del mundo. Perdernos por sus laberínticas callejuelas y llegar a la plaza Jemaa Fna, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, supone una experiencia intensa. Seguir la ruta, visitar Ouarzazate, el Kasbahs de Aït Benhaddou, la región del Alto Atlas, sus oasis y  palmerales, la Garganta del Todra, Merzouga y, las dunas del Sahara, donde dormiremos bajo infinidad de estrellas. Y en el otro extremo, Chefchaouen con sus calles azules, cobijo de telares y  marroquinería o Fez ciudad medieval y escenario del mundo antiguo.

¿Qué comemos?  

Si Marruecos es ilimitado, su gastronomía lo será también. Podemos degustar platos frescos, cuya  base combina legumbres, verduras y carnes, siempre recién preparados. Esto hace más fácil probar junto a toda la familia. Algunas de las recetas que se quedarán en nuestro paladar son los tajines, guisos a fuego lento, o el cous cous de verduras o cordero, uno de los más ricos que hayamos probado. También zalouk, una ensalada de berenjena y tomate o maakouda, buñuelos de patata crujientes.

 Marruecos sostenible 

Viajar por Marruecos de manera responsable nos permite acercarnos a sus comunidades locales, fomentando el desarrollo y respeto de su cultura. Es la mejor manera de acercarnos a este país del Magreb. Por eso, visitamos asociaciones y organizaciones sin fines de lucro y apoyamos a las pequeñas economías, acercándonos a artesanos y a antiguos oficios. Una de nuestras comidas la hacemos en una cooperativa dedicada a insertar en el mercado laboral a mujeres con necesidades especiales o riesgo de exclusión social, donde además asistimos a un taller de cocina.

INFORMACIÓN Marruecos

CLIMA

Desértico subtropical con temperaturas medias de 26 °C en temporada alta  y 12 ° C en invierno.
0 ºC

IDIOMA NACIONAL

Árabe y bereber

MONEDA

Dirham marroquí (MAD)

ZONA HORARIA

1 hora más que España

VISADO

Pasaporte en vigor con al menos 6 meses de validez a partir de la fecha de entrada.

TRASLADO

Desde España hay vuelos directos con diferentes compañías, para llegar tanto a Marrakech como a Casablanca. Desde algunas ciudades de España como Algeciras a Ceuta, se puede cruzar en ferry.

NUESTROS VIAJES POR Marruecos

Marruecos: del 26 dic al 5 ene

Viajar en familia por Marruecos resulta fascinante. Es un destino mágico, donde el tiempo cobra otra dimensión. Nos transporta por los cuentos de las Mil y Una Noches y nos sorprende con dinamismo y  ciudades en constante ebullición.